La Bolsa Hipster M

Reversible

Diseña la tuya

La Bolsa Hipster M Elige tejido ...
Diseña tu propio Hipster MCuerpo Ext / Bolsillo Int Elige tejido ...
Diseña tu propio Hipster MBolsillo Ext / Cuerpo Int Elige tejido ...
Diseña tu propio Hipster MAsas Elige tejido ...
Sello Elige tejido ...
También en otros tamaños Diseña tu propio Hipster M

Medidas

Alto: 35 cm
Ancho: 41 cm
Base: 8 cm
Contorno hombro: 56 cm

* Las medidas pueden variar ligeramente debido a la producción artesanal.

Plazo de entrega

En RaRita Bags confeccionamos todos nuestros productos en España, uno a uno y de manera artesanal, por lo que una vez recibido el pedido tardamos de 10 a 12 días laborables en fabricarlo.

Después de fabricarlo se lo entregamos a la agencia para que haga el reparto en 48 hrs. (Ojo! Los repartos son siempre de Lunes a Viernes)

Por lo que en total, calcula que ¡En unos 15 días será todo tuyo!

Siempre atendemos los pedidos por orden de llegada, pero si tu pedido es más urgente llámanos al 646 60 77 11 e intentaremos acortar los plazos.

Descripción

Es la clásica bolsa de tela que todas hemos usado alguna vez cuando vamos a la compra o cuando tenemos que llevar carpetas, papeles, el ordenador portátil o el uniforme para cambiarnos en el trabajo.

Y ADEMÁS ES REVERSIBLE

Para muchas es la bolsa playera por excelencia.

Esta bolsa es ideal para meter todo lo de los peques.

Perfecta para llevar en la maleta de viaje, por si vuelves con regalos.

La Bolsa Hipster M es muy adecuada para ir a la compra y evitar así el uso de los dichosos plásticos.

Composición

Los materiales empleados para la fabricación de este producto resultan de la combinación de piel sintética, poliéster y algodón. (El porcentaje de los mismos varía dependiendo del modelo y/o texturas elegidas). Algunos de los materiales que ofrecemos pueden estar resinados y/o plastificados, lo que hace que el producto sea más impermeable.

Consejos de mantenimiento

Hay algunas que han metido su RaRita en la lavadora y ¡Ha sobrevivido! Sin embargo te recomendamos que, en la medida de lo posible no lo hagas a menudo pues los materiales tienden a debilitarse.

Lo mejor es limpiar las zonas que más han sufrido con una toallita húmeda, o incluso darle un agua a no más de 30 grados.